Lombardía

Los Dolomitas de Lombardía
Los Dolomitas de Lombardía

Lombardía es conocida por ser uno de los motores económicos de Italia, y al mismo tiempo una de las zonas más ricas de Europa. Pero más allá, la región septentrional de Italia que limita con Suiza, dispone de innumerables riquezas culturales y paisajísticas con un patrimonio que año a año recibe un número mayor de turistas.

En invierno todo gira en torno a la oferta deportiva de los centros de esquí en los Dolomitas. Las montañas se vuelven blancas y los deportes alpinos adquieren una importancia que no decae hasta la primavera y la llegada del calor.

La planicie de Lombardía y el Valle del Pó ofrecen a su vez posibilidades de itinerarios cicloturísticos y recorridos en barco por la red de rios navegables a la búsqueda de pequeñas ciudades con una amplia oferta cultural. La provincia de Cremona es uno de los ejemplos más claros, con un gran trabajo de recuperación de las riberas de los canales, con rutas en bicicleta por toda la provincia.

Sus casi 10 millones de habitantes, distribuidos en una zona de aproximadamente 24 mil kilómetros cuadrados  convierten a Lombardía – por sus dimensiones- en casi un país.

Lombardía es un ejemplo de innovación tecnológica, de bienestar social con un sistema de salud reconocido y donde tanto industria, como agricultura y artesanado, o moda, diseño o arquitectura, cuentan con muchas iniciativas pioneras en Italia, que confraternizan con el arte, la cultura y la historia.

Las inversiones y la llegada de multinacionales son un buen soporte para el crecimiento económico de Lombardia, pero sin olvidar el peso de la tradición, y la promoción de su riqueza humana y naturaleza.

Que ver en Lombardía

 

Para conocer bien la Lombardía no podemos dejar fuera de nuestra guía las ciudades de Bérgamo, Brescia, Como, Cremona, Lecco, Lodi, Mantova, Monza, Pádua, Monza, Crema, Valtellina, Varese y por supuesto Milán.

Duomo de Milán por "Panorama" en Flirck
Duomo de Milán por “Panorama” en Flirck

La Piazza Vecchia en la ciudad Alta de Bérgamo, el Capitolium de Brescia, el Duomo de Cremona, la Piazza della Vittoria en Lodi, el casco viejo de Mántova, la Villa Reale de Monza, el Puente Cubierto de Mantua, los jardines botánicos de Padua, Pavía -la ciudad de las cien torres- o la Galería Vittorio Emanuele con el Duomo de Milán son algunas de nuestras propuestas para unas vacaciones en Lombardía.

La Unesco tiene incluido en su catálogo de patrimonio de la humanidad lugares y monumentos tan bellos como dos iglesias “sacro montes” (en la zona de Varese y Ossuccio), el Cenacolo de Santa Maria delle Grazie de Milán, donde se halla la última cena de Leonardo; el asentamiento industrial de Crespi d’Adda, el arte rupestre di Val Camonica, la red de ferrocarriles de Albula y Bernina, o las ciudades de Mantua y Sabbioneta, ejemplos del urbanismo y arquitectura de la Lombardía del Renacimiento.

Las provincias que forman la región lombarda son: Bérgamo, Brescia, Como, Mantua, Cremona, Lecco, Lodi, Milán, Monza y Brianza, Pavía, Sondrio y Varese.

Que hacer en Lombardía. Actividades

La región alterna contrastes como la llanura del Po, los lagos alpinos y las cadenas montañosas de los Alpes. Todos ellos escenarios ideales para deportes, excursiones, y entretenimiento.

Por ejemplo las estaciones de Livigno, Bormio, Aprica y Madesimo en las cumbres alpinas de Valcamonica y la Valtellina ocupan un lugar de prestigio entre los esquiadores y amantes de la nieve que llegan a tropel en invierno, y que encantados por la naturaleza vuelven en verano para hacer esta vez trekking, rafting, bicicleta de montaña y senderismo por las rutas de montaña como Adamello.

También todo el año las termas de Boario o las de Bormio funcionan regando los cuerpos de músculos doloridos que gozan de las aguas terapeúticas de las aguas termales de la zona.

Turismo de mar…sin mar?

A falta de costa, el agua de los lagos se convierte en otro de los motores turísticos de Lombardía cuando llega el verano. El lago de Garda, el de Como y el de Iseo hacen de playas de agua dulce para los practicantes de vela, windsurf, esquí acuático, canoa,  y travesías en barco.

El lado occidental del lago de Garda, plantea la visita a Sirmione que no envidia a ningún pueblo de mar; y el Lago Maggiore, rodeado por villas y mansiones nobiliarias muestran la estima con la que se cuida el turismo en Lombardía.

Rutas

Bien en bicicleta por los parques naturales del área de los Navigli (canales) saliendo de Soresina o de Cremona, o en coche recorriendo las rutas del vino de Franciacorta, una región de viñedos eminente carácter enológico; podemos perdernos sin temor a perder el tiempo ya que las mejores sorpresas están precisamente en detener el tiempo, y recorrer Lombardía sin prisa.