Volcán Etna

Volcán Etna en Sicilia
Volcán Etna en Sicilia

El Etna de Sicilia,  el “Mons-Gebel” ( “la montaña por excelencia” de los árabes) es un volcán donde la interacción entre las fuerzas de la naturaleza y  las formas de vida vegetal han dado lugar a la evolución de una extraordinaria variedad de ambientes y paisajes naturales, que son el resultado de largos y complejos fenómenos físicos y químicos y biológicos. Dependiendo del tipo y estructura de las rocas, las condiciones climáticas y las plantas y animales , han determinado la historia evolutiva de las comunidades de vida (plantas, animales y hombres) presentes en las laderas del volcán Etna.

La idea de la creación del Parque del Etna, para proteger a este singular entorno natural y único en Europa, nació durante los años sesenta, a partir de una iniciativa apoyada por el profesor Valerio Giacomini y un pequeño grupo de estudiosos y aficionados. Después de acalorados debates y controversias violentas, la designación como parque  nacional se demoró más de una década. En mayo de 1980, la Asamblea Regional de Sicilia promulgó la creación de 19 reservas y el nacimiento de 3 parques: Monte Etna, el Nebrodi y Madonie.

Hay varias empresas que gestionan las rutas y excursiones y subidas por el volcán Etna. Recordemos que el parque no está abierto en su totalidad, y conviene ser cuidadoso y respetuoso con las indicaciones de las autoridades que gestionan el parque. No olvidemos que es un volcán activo, y que sin previo aviso se pueden producir erupciones violentas con colas de lava.

Excursión Crater central del Etna

Dormir en el Etna es una experiencia relamente impresionante, y difícil de describir, pero desgraciadamente no está permitida actualmente. Sin embargo podremos disfrutar de una excursión cuando el sol se oculta. La salida se hace al atardecer, aprovechando los deslumbrantes colores que deja el sol al ocultarse. Desde el refugio de Sapienza el guía nos acompaña a en teleférico y todoterrenos hasta los 2.900 metros.  Después, un paseo de una hora y media en el que superaremos un desnivel de 400 metros se llega al gran cráter central del cono, donde se visitan los abismos del volcán,  continuamente activos.

Desde un paraje irrepetible a 3345 metros sobre el mar, y viendo en el horizonte toda Sicilia, e incluso Calabria se abre un escenario donde las luces de los focos son los rayos del sol que se va extinguiendo poco a pocol. Una vez que el crater central se sume en la oscuridad total comenzaremmos el descenso a través de pistas y senderos no marcados. Las linternas muestran una hilera de hormigas que descienden del del monstruoso Etna. Durante dos horas y media iremos zigzageando hasta bajar un desnivel de 1.400 metros.

Nieve y humo sobre el volcán Etna

Excursión por  el valle del Bove del Etna

 El Valle del Bove, es una gran depresión en el lado oriental del macizo etneo. Se formó hace 100.000 años por la erosión y tiene en el interior antiguos centros eruptivos como el “Calanna”, el “Trifoglietto” y el “Mongibello Antico”, que han sido cubiertos por las recientes erupciones de 1991/92.

La excursión se inicia en el Refugio Sapienza para coger el teleférico y ascender a los 2.500 metros.. Tras apenas veinte minutos andando llegamos al  borde occidental del Etna, el Valle del Bove. El descenso lo realizaremos a lo largo de una emocionante Canalone de arena volcánica.

Conviene ir con guías de montaña ya que son los únicos profesionales cualificados para el acompañamientopor el Etna. Los itinerarios pueden ser acordados en función de las  condiciones climáticas o las actividades geotérmicas del volcán.

Después de recorrer el valle (llegados en el valle después de la bajada hay que seguir el camino a la derecha hecho por el CAI de Catania que está señalizado con ramas de albores plantadas en la lava) se sube por un bosquecito y se llega a la carretera 3 o 4 km abajo del Refugio Sapienza,

Rutas y tours en el volcán Etna

QUE LLEVAR AL VOLCÁN ETNA – EQUIPO DE EXCURSIÓN

Para cualquier excursión por las laderas del Etna se antojan necesarias unas buenas botas de montaña, pero teniendo en cuenta la altitud  y las oscilaciones de temperatura entre día y noche, no debemos olvidar pantalones largos, una chaqueta térmica, capaz de aportarnos calor, pasamontañas o gorro de abrigo, cantimplora con agua, alimentos energeticamente potentes como chocolates o frutos secos, y como no, una buena linterna. Más información de actividades en el Etna