Los misteriosos símbolos de los Trulli de Alberobello

Signos en los tejados de los Trulli
Signos en los tejados de los Trulli

Hay quién atribuye elementos mágicos a los símbolos en los tejados de los Trulli, las peculiares casas típicas de la región de Puglia al sur de Italia, patrimonio de la Unesco. Concentrados en el Valle de Itria, y en particular en los pueblos de Alberobello y Locorotondo, cada trullo tiene en su techo cónico un símbolo que lo define.

El nombre trullo proviene del latino turris, o del griego tholos, o del greco-bizantino torullosa, todos con el significado de cúpula o bóveda como elemento arquitectónico para sustentar el techo. La característica que define a los trulli es que igual que con otros tipos de vivienda como los lejanos iglú, no se construyen con elementos de nexo, es decir, no se utilizan ni cemento, ni arcilla ni ningún tipo que compacte la piedra, que sería el único elemento material.

La cobertura del trullo siempre se concluye con un pináculo que normalmente se confecciona con tres piedras sobrepuestas, una cilíndrica, una plana en forma de plato y una esférica (con algunas variantes como piramidal o trapezoidal). La razón es aún un misterio, y al igual que los signos hay varias hipótesis, por ejemplo hay quién le otorga un valor ritual y ceremonial, mientras que para otros es meramente ornamental, podrían ser marcas de los maestros canteros que lo levantaron; o incluso quién afirma que era un elemento distintivo para adscribir a una comunidad el rasgo de pertenencia a un gobernante. Los más místicos apuntan a un culto solar por parte de los pueblos primitivos de Puglia, activos hasta el siglo I a.C.

Simbología de los Trulli
Simbología de los Trulli

Con relación a los signos se continua investigando si pueden guardar relación con un ámbito familiar, teniendo en cuenta que otros pueblos del mundo marcan sus casas con colores o marcas para diferenciarlas. Por ejemplo era común que los marineros pintasen sus casas para distinguirlas desde la mar.

Las temáticas son muy variadas, desde símbolos paganos primitivos, pasando por elementos cristianos (que fueron sustituyendo a los paganos), por otros “mágicos” o basados en supersticiones, hasta referentes a la mitología griega o romana. Por este motivo podemos distinguir elementos astrales como la luna o el sol, animales como águilas, caballos, bueyes, perros o serpientes, cristianos como cruces o anatómicos como corazones.

De todas formas muchos de los símbolos parecen relacionarse con elementos de protección contra la mala suerte, o de advocación y veneración de dioses como Giove, Mercurio, Saturno o Venere. Por esta razón con la paulatina desaparición de las supersticiones, los trulli más modernos iban perdiendo ese característica que ha ido poco a poco cayendo en desuso.

La confección de los símbolos era manual y realizada con cal, que además de desinfectante servía para revestir los trullos y darle ese color blanco tan intenso.

Hoy en día se han catalogado doscientos signos diferentes, algunos documentados pero ya desaparecidos, pero la falta de documentación escrita deja al aire la interpretación de su sentido, uso y significado. En todo caso, para el turista es una buena oportunidad para “coleccionar” los que estéticamente le sugieran más atención o curiosidad.