Esquiar en Italia

Esquiar en Italia
Esquiar en Italia

Para un país alpino y montañoso como Italia, sobre todo en las provincias del norte donde están los Alpes y los Dolomitas, es normal que esquiar sea un deporte, un placer, o una escapada recurrente para los amantes de la nieva. Con la llegada del invierno las pistas se llenan de apasionados que cada vez más exploran las nuevas tendencias de esqui, snowboard, fondo, o simplemente se dejan llevar por los trineos o los bolazos de nieve.

No en vano en Italia se han celebrado tres juegos olímpicos de invierno, en 1944 y 1956 en Cortina d’Ampezzo y en 2006 en Turín. Fue este último evento un impulso extraordinario para la modernización de las infraestructuras de la zona, y para fomentar un deporte que cada vez más se ajusta a todos los bolsillos y gustos.

Según una reciente encuesta entre los italianos que repiten año tras año, las diez mejores pistas y estaciones para esquiar en Italia son:

1. Ortisei, Bolzano, Trentino-Alto Adige

El centro pintoresco de su ciudad, sus callejuelas y las postales románticas que salen de cada foto hacen de Ortisei uno de los lugares más apreciados tanto por italianos como por el turista extranjero que llega desde toda Europa al Val di Gardena, el paraíso de los esquiadores por su gran número de pistas, y por permitir otras actividades como excursiones, escalada o simplemente pasearse.

2. Passo Tonale, Trento, Trentino-Alto Adige

Passo Tonale combina unas pistas de esquí magníficas con paisajes sorprendentes, inolvidables, cielos estrellados y un centro histórico repleto de negocios locales donde hacer las compras de productos de la zona, recuerdos, y reponer los desperfectos de nuestro equipo de esquí.

Incluso cuando no hay nieve sus modernos y omnipresentes cañones de nieve permiten que podamos esquiar sin problemas. La pista azul en la vertiente derecha de la montaña es recomendable para divertirnos.

3. Breuil-Cervinia, Aosta, Valle d’Aosta

Dicen que las pistas de Cervinia son ideales para esquiadores principiantes o de nivel intermedio, pero no menos destacada es la gastronomía del Valle de Aosta, que no deja indiferente. Cerca de Cervinia visitaremos el Lago Bleu, y el Plateau Rosa que tiene 3.350 metros, y desde donde tenemos una vista privilegiada de muchas montañas como Monviso, Monte Bianco y el propio Cervino. Desde luego los montes gemelos de los Alpes, Breuil y Cervinia merecen estar en el podio de las mejores pistas.

4. Sestriére, Torino, Piemonte

En medio del Val Chisone y Alta Valle Susa, Séstriere es un centro turístico de esquí  que cuenta con una infraestructura de pistas grandiosa, formando parte del complejo Via Lattea.

Entre las pistas preferidas por los esquiadores están las de Banchetta, Fraiteve, Sises y Rio Nero. En Sestriere a 2.000 metros podemos presumir de nieve, sol y las pistas que albergaron el campeonato mundial de esquí en 1997 y las olimpiadas de 2006.

5. Corvara, Bolzano, Trentino-Alto Adige

La región de Trentino tiene una tradición histórica, y de hecho su turismo invernal es uno de los motores económicos de la región, y no sólo por las pistas para esquiar, si no por su paisaje y su afamada gastronomía. Desde Corvara tenemos a mano todo el complejo de estaciones de esquí denominado Dolomiti Superski.

6. Madonna di Campiglio, Trento, Trentino Alto-Adige

Madonna di Campiglio es un enclave elegante que cuenta con buenas pistas e infraestructuras a sus 1550 metros. Su entorno, la cuenca entre los Dolomitas de Brenta y los glaciares de Adamello y  Presanella se ha buscado un hueco como destino de esquí habitual. Madonna di Campiglio es además uno de los lugares donde cualquiera puede ir mejorando sus habilidades ya que su modelado relieve se adapta a los niveles más básicos o los más avanzados.

7. Courmayeur, Aosta, Val D’Aosta

Courmayeur, bautizada como la “Perla de los Alpes” se erige a los pies del Mont Blanc en la región del Valle de Aosta, proporcionando un complejo importante de esquí, donde Chécrouit-Val Veny, es uno de los más renombrados. Para los fanáticos del esquí de fondo conviene no perderse la localidad de Planpincieux. Y para relajarse tras el esfuerzo nada mejor que regalarse una sesión en las aguas termales en alguno de lo spas de la zona. Courmayeur es una de  las estaciones de esquí preferidas para familias en Italia.

8. Livigno, Sondrio, Lombardia

Era imposible que Livigno no apareciera en este listado de las mejores pistas para esquiar porque la localidad turística del centro de los Alpes es sinónimo de nieve e invierno. En la estación de Livigno se puede practicar cualquier deporte de nieve o hielo, y luego tomarse un caldo en los refugios de las pistas para calentar las manos.

9. Selva di Val Gardena, Bolzano, Trentino Alto-Adige

Selva Gardena, encajonada en el sugestivo paisaje de los Alpes Dolomitas, entre los macizos del Sassolungo, del Puez y del Gruppo del Sella, es un destino muy ambicionado por los italianos para las vacaciones de invierno en busca de la nieve, y en verano para admirar su paisaje. Las pistas de Selva di Val de Gardena al formar parte del conjunto de la  “Sella Ronda”, ofrece kilómetros y kilómetros de pistas nevadas, con descensos muy emocionantes que parece que no acaban. Pero además es un lugar apto para otros deportes como el patinaje sobre hielo, el esquí alpino, la escalada de cascadas de hielos, el trekking extremoo el snowboard.

10. Bormio, Sondrio, Lombardia

Situada a una altura de 1225 metri sobre el nivel de mar, las pistas de Bormio en la Lombardia italiana, en el corazón de la  Alta Valtellina a los piés del Passo dello Stelvio sería la décima mejor pista para esquiar. Ya denominada en la antigüedad la tierra Magnífica por su riqueza natural, hoy en día es una de las metas turísticas más apreciadas de todo el arco montañoso de los Alpes.