Liguria

Hay nombres que no transmiten nada, lejanos para un público que sólo sabe aplaudir a las grandes estrellas, a los interpretes mediáticos de las mismas óperas.

Manarola, uno de los pueblos de Cinque Terre
Manarola, uno de los pueblos de Cinque Terre

La región de Liguria es a priori una de las regiones segundonas de la Italia septentrional. Al lado de la Lombardía de Milán, la Veneto de Venecia, o la Toscana de Florencia, Liguria parece contentarse con seguir de lejos la estela de sus vecinas regiones.

Pero lo que es cierto que si hablamos de Génova, de San Remo la cosa cambia. Liguria es, geograficamente hablando, un cinturón de montañas que llega paralelo al mar, asomando colinas a la costa, como un desafío de “muros” de piedra que defienden Liguria del mar.

La histórica Génova
La histórica Génova

Diodoro Sículo, Virgilio, Livio, o Cicerón ya nombraban a los Ligures en sus crónicas, y la denominación de Estrabon de ellos, denominándolos el pueblo más antiguo de occidente, ya avanzaba el caracter indómito, irreductible y batallador de una comunidad que sólo con mucho esfuerzo fue sometida e integrada en el Imperio Romano. Augusto impulsó Genova, convirtiéndola en una base comercial de primer orden.

El paso de los pueblos germánicos, bizantinos, longobardos, francos y sarracenos produjo un marcado rasgo de multiculturalidad típico de las ciudades portuarias. La lucha por el Mediterráneo se encrudecía, con continuas disputas contra la potencia marinera de Venecia, contra los aragoneses, los Visconti y los franceses. Pero sin duda serán las cruzadas el punto de inflexión para que comerciantes y mercaderes que intervinieron en la conquista de Jerusalén, crearan una red comercial que dio lugar a grandes fortunas, a la República Genovesa y por ende a los primeros bancos prestamistas de las principales monarquías europeas.

Pero la ambición desmedida y el estilo aventurero de los Genoveses era tan desmesurado que hijos pródigos como Marco Polo o Colón abrieran las rutas comerciales de los siglos posteriores, y a que Mameli y Garibaldi pusieran las bases de otras sendas, como las de la unificación de Italia en 1861.

Turismo por Liguria

La Liguria italiana nos permite gozar de las montañas por la mañana, y esquiar en sus fabulosos Alpes Marítimos,  pasear por los pueblos costeros por la tarde, como Imperia o Levanto; y terminar la noche en Génova, paseando por su centro histórico, patrimonio de la Humanidad, hasta llegar a los pies del faro, en un puerto moderno, donde su acuario hace las delicias de pequeños y grandes.

Para los amantes de la naturaleza, Pelagos, el Santuario de los Cetáceos, y Cinque Terre, un conjunto de cinco poblaciones, Monterosso al Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore, que muestran un paisaje escarpado de acantilados que no paso desapercibido para la Unesco que les concedió el título de Patrimonio de la Humanidad.

Descubre con nuestra guía la región de Liguria y elige entre las actividades para hacer en tus vacaciones.