Donde comer en Milán

Restaurante Alla Vecchia Latteria
Restaurante Alla Vecchia Latteria

La moda del aperitivo (o comunmente conocido como “ir de tapas”) es una de las características a la hora de pensar donde comer en Milán. Desde las 19 h hasta las 21:30 aproximadamente, muchos restaurantes y pubs ofrecen buenos precios para de tapas de pasta, porciones de pizza o antipastis (entrantes), que muchas veces equivalen a una cena.

Las osterias y las trattorie por su lado nos permiten acercarnos a la gastronomía lombarda, tradicional y sencilla pero con platos auténticos, y en las enotecas podemos optar por vinos de la región mientras metemos un bocado a algún producto de la tierra.

Algunos de los restaurantes más recomendados son por zonas:

Centro histórico y Duomo: Le cento pizze, San Tomaso, alla vechia Latteria di Via Unione, Victoria Caffe, Ronchi 78, Bistrot Duomo o Savini.

Restaurantes cerca de la Scala / San Babila: Trattoria da Pino, Marino alla Scala Trusardi, Bagutta, Don Lisander, o Boeucc.

Sant’Ambrogio / Corso Magenta: Aquí podemos comer en Bacci & Abracci, De sAntis, Mamma Café, Biagio, Trattoria Milanese, Trattoria Don Vittore o la Brisa.

Castello Sforzesco y Quartiere Cinese: Restaurante L’Incoronata, Osteria del vecchi sapori, Cèra una volta, Pupurry, Al Vecchio Porco, la Libera o la Antica Trattoria dela Pesa.

Comer en el barrio de Brera: Entre otros restaurantes – está plagado- encontramos el Piccola Ischia, la Latteria, Rigolo, Stendhal Antica OSteria, o el Timè.

Zona de Navigli: La parte de los canales de Milán y en concreto los alrededores de las Colonne di San Lorenzo cuentan con un enjambre de bares donde acuden los milaneses a picotear: Tratorria Mandonnina, l’Osteria dell’Opereta, Cantina della Vetra, Sant ‘Eustorgio, el Ponte Rosso o el Brellin.

Sin duda Milán nos saciará el apetito, comeremos bien y nos sentiremos propiamente nativos ya que Milán es una de las ciudades grandes donde mejor se come, y menos abuso hay en los turistas.