Venecia

Canales de Venecia, foto de martino.pizzol
Góndolas en los canales de Venecia

“Florencia es una ciudad para las parejas casadas; Venecia, para los amantes; Turín, para los cónyuges adultos que ya no tiene nada que decir”

Dino Segré (escritor italiano)

Tópicos o mitos aparte es cierto que la ciudad de Casanova es un polo turístico para parejas, al igual que lo es Verona.

Venecia ya no ejerce la influencia económica de antaño, cuando su modelo de urbe estaba más enfocada hacia el Mediterráneo y hacia tierras de ultramar, pero a diferencia de otras metrópolis de la edad media conserva casi todo su ecosistema urbano, con majestuosos palacios ducales, tesoros, iglesias por doquier y el encanto que la hizo especial, …los canales.

Venecia no sería Venecia sin su Carnaval. Una de las fiestas más importantes de Italia, y porque negarlo, del mundo entero, que cada año atrae una marabunta de gente que quiere vivirla al menos una vez en la vida.  Y como otrora, la tolerancia que brindaba Venecia a judíos, musulmanes y extranjeros de toda índole, se traduce ahora con la disposición afable a turistas que durante unos días se olvidan de quién son, y bajo las máscaras juegan a interactuar sin pudor ni vergüenza. Al fin y al cabo, ese es el sentido del carnaval, no?

Uno puede pensarse que  en Venecia no hay más que fiestas porque a lo largo del año tenemos un calendario lleno de eventos y actividades  como la Ascensión, la Salute, la Fiesta del Redentor, la Regata Histórica, el Festival de Cine, o la Biennale.

Pero afortunadamente para algunos no todo es jolgorio, sus museos son un reclamo de la cultura de Venecia, los más destacados son la Galería de la Academia, el Museo Storico Navale, Museo del Settecento, o la colección de arte contemporáneo del Museo Peggy Guggenheim. Gracias a toda la oferta cultural y festiva, la ciudad acoge a miles de visitantes al año gracias a las numerosas infraestructuras hoteleras y apartamentos en Venecia. Gran parte de lo exhibido en la ciudad ha ido llegando a lo largo de los siglos como los caballos de bronce que se hallan en el Museo de la Basílica y que fueron parte del botín que los venecianos trajeron de Constantinopla durante la cuarta cruzada en 1204. Y es que durante siglos, Venecia fue la entrada a Europa de riquezas, de corrientes artísticas, de especias de Oriente, incluso de la peste.

Otras obras de arte ya forman parte de la fisonomía de Venecia y de toda la región del Veneto. La arquitectura de Andrea Palladio está diseminada por muchas ciudades alrededor de la ciudad del Dux.

Venecia está compuesta de 117 islas, y muchas de ellas visita recomendada como las de Murano, Torcello y Burano al norte, también Vignole y Sant’Erasmo. Murano se conoce por sus casas de colores que servían para que sus dueños , los pescadores pudieran distinguirlas en la distancia. Burano se ha asociado a la producción de la artesanía de cristal, que se exporta a todo el mundo. Torcello es la más tranquila y menos conocida Y Vignole y Sant’Erasmo son las huertas de los productos agrícolas que se venden luego en los mercados de Venecia. Al sur los vaporetti nos llevan hasta el Lido, donde en verano se llenan sus playas, y donde podemos visitar su cementerio judío, uno de los más antiguos de Europa; y Chioggia, el puerto pesquero de la laguna, y  que cuenta con un mercado de pescado muy vistoso.

De las dársenas y atarazanas de la potencia marítima de la República de Venecia dicen que salía un barco nuevo cada pocas horas. Harto complicado saberlo, pero muy probable.Lo cierto es que Dante quedó boquiabierto por la “cadena de montaje” donde hasta 16.000 hombre trabajaban montando los barcos que formaban la flota veneciana. Y a su regreso los barcos hacían su primera parada en la Dogana di Mare, donde declaraban la carga para luego remontar el Gran Canal hacia el puente de Rialto.

En Venecia no todos los secretos se desvelan, por ejemplo, las góndolas se fabrican con mucho mimo por artesanos que emplean nueve tipos de maderas, y luego se barnizan con un lacado cuya mezcla compuesta es un secreto.

Venecia bajo el agua

Otra de las particularidades de Venecia son las inundaciones que recurrentemente elevan el nivel del mar haciendo un poco más complicada la visita a menos que llevemos unas botas altas. Es entonces cuando las pasarelas parecen caminos de hormigas donde los turistas disfrutan de este pequeño inconveniente que es un problema serio para los venecianos. Los edificios sufren una degradación sistemática y el transporte se hace aún más caótico. Las autoridades intentan en vano parchear este inconveniente con soluciones poco efectivas. Pensemos que al progresivo aumento del nivel del mar fruto del calentamiento global tenemos que sumar la “subsidencia”, es decir, el hundimiento de la plataforma de arcilla donde se sienta la ciudad y que ha hundido algunos centímetros la ciudad. Cuando se producen las mareas altas y se llega a superar los 60 centímetros la Plaza de San Marcos se llena de agua, y al rebosar el metro y veinte centímetros prácticamente todas las calles se inundan. El MOSE, acrónimo del Modulo Sperimentale Elettromeccanico, que consiste en un sistema de diques móviles en las bocanas de la laguna, y que permitirían controlar el nivel de agua, ya está en construcción.

Que ver – Imprescindible de Venecia

  • San Marcos, la plaza y la Basílica de la Catedral con sus mosaicos
  • La Laguna de Venecia y su biosfera acuática
  • Paseo en Góndola por los canales
  • Puente de Rialto
  • Palacio Ducal
  • Iglesia de Santa María della Salute
  • Islas de Murano y Burano

 

Información de Venecia

Como llegar a Venecia

Fiestas importantes de Venecia. Carnaval y Festival de cine

Mapa de Venecia

Oficinas de Turismo

El tiempo en Venecia