Alghero

Bastión de Alghero
Bastión de Alghero

La ciudad de Alghero se abre en una península al mar, hospitalaria, circundada por su pétreo bastión. Sin duda Alghero es una ciudades más bonitas de Cerdeña, y por ello esta especie de Sitges italiana se llena de extranjeros de toda Europa que incluso fijan su residencia aquí, buscando un clima y un tiempo benigno.

Alguer o Alguero (Alghero en italiano, S’Alighèra en sardo y L’Alguer en catalán) recibe presuntamente su nombre de una palabra de origen árabe, relacionada con las abundantes algas que los corrientes marinas depositan en su costa.

Situada al norte de Cerdeña, en provincia de Sassari, Alghero es un buen punto de entrada a la isla, gracias a su aeropuerto y a la conexión vía autovía con la capital de provincia Sassari, con Olbia en la parte opuesta de Cerdeña, y con Cagliari al sur.

Si tomamos como base de Cerdeña a Alguero, tenemos a tiro de piedra algunos de los atractivos turísticos más importantes de la isla, como la Gruta de Neptuno (Grotta di Nettuno), en Capo Caccia, Bossa, las iglesias románicas del norte de Cerdeña,  la villa medieval marinera de Castelsardo, o el valle de los Nurhagi cerca de Torralba.

Pero antes de adentrarnos en posibles excursiones conviene hacer una guía de monumentos y rincones de la ciudad de Alghero.

Una de las gratas sorpresas para los turistas catalanes y aragoneses es la frecuencia con la que encontrarán referencias al paso de sus paisanos durante el periodo de dominación de la corona aragonesa en la ciudad sarda. La más evidente, (y que el ente de turismo de Alghero se ha encargado de publicitar) es el uso del catalán, o al menos un dialecto que ha corrido paralelo al catalán de la edad media) entre los ciudadanos, especialmente notorio cuando interactuamos con gente mayor, que lo han transmitido oralmente.

Además todas las calles de Alghero tienen los nombres escritos en los dos idiomas (italiano y catalán), y numerosos apellidos, comercios y calles recuerdan el pasado ligado a los españoles del levante mediterráneo que llegaron para incluso quedarse para siempre. Las “piedras” de los monumentos más representativos de Alguero también hablan del estilo gótico catalán de la catedral, o de la iglesia de San Francesco y de muchos palacios de nobles que adornan el centro de la villa marinera.

Placa en catalán en las calles de Alghero
Placa en catalán en las calles de Alghero

Todas estas reminiscencias hacen agradable y especialmente ilusionante poder entablar una conversación en catalán, o ser atendidos en las oficinas de turismo de Alghero como si estuviesemos en Barcelona o Girona.

Bien es cierto que a veces de manera forzada y con el objeto de venderse al público catalán podemos percibir excesos de simpatía (no olvidemos que el turismo es una de las fuentes más importantes de riqueza).

Aún así resulta curioso tropezarse con el Trenino turístico Catalán, o ver que estamos tomando un helado en la Calle Barceloneta.

Que ver en Alghero

Además de entretenernos en los museos de Arte, el Arqueológico y el histórico-Etnográfico, Alghero cuenta con los yacimientos de la civilización nuraghica de Palmanova y la Necrópolis de Anghelu Ruju.

Para no perderse merece la pena destacar el Duomo de Santa Maria, la Iglesia de San Michele, o las de la Virgen de la Misericordia y el convento de San Francesco.

Otros edificios civiles de manufactura reseñable son los palacios nobles que se alzan en las calles del centro de la ciudad.

Pero sin duda el principal atractivo de Alghero es patear las calles y descubrir a la luz de las farolas lugares de encanto donde vemos ponerse el sol, tiñendo de color el telón sobre el escenario del Capo Caccia, o recorrer el bastión fortificado de almena en almena.

Más información de Alghero.

Rutas por Alghero

Oficinas de turismo

Previsión del tiempo

Compras en Alghero

Donde comer. Restaurantes

Transporte, como moverse

Salir de marcha

Mapas de la ciudad