De compras por Milán

Ir de compras por Milán
Ir de compras por Milán

Ir de compras por Milán no tiene porque salir por un ojo de la cara, aunque en determinados sitios bien es cierto que nos puede costar los dos.

Milán es caro ciertamente, no deja de ser una de las ciudades más caras de Italia, y donde el consumismo se palpa desde los escaparates de las tiendas más lujosas del Quadrilatero d’Oro.

A la altura de Londres y Nueva York, Milán es la ciudad de la moda, de las compras de productos de alta gama, de alta costura, y por que no decirlo la capital mundial del diseño.

El Quadrilatero d’Oro

Aunque no vayamos a comprar nada, pasear por la ostentosa red de calles que encierran el Quadrilatero d’Oro es necesario para comprender Milán. No dejará perplejo a nadie, o bien para fascinarse con sus escapartes, o para dejar escapar gestos de desprecio hacia un lujo para algunos innecesario.

Este cuadrilatero de calles definido por Via Montenapoleone, Manzoni, Sant’Andrea y Viga Spiga no tiene las aceras de oro como su nombre indica, pero cualquiera diría que por aquí pasó el Rey Midas. Si hay un sitio en la tierra con los zapatos, ropa  complementos (joyas sobre todo), prendas de piel, y colonias más caro, puede que sea el Quadrilatero d’Oro. Aquí las tarjetas de crédito y los bolsillos quedan temblando.

Quadrilatero d'Oro
Quadrilatero d'Oro

Los dieñadores más famosos tienen a veces más de una tienda en la misma calle. Y vaya tiendas.!..A veces merece la pena más el local que su contenido, elegantes y chics, las tiendas están engalanadas hasta el más mínimo detalle.

Dolce & Gabana, Giorgio Armani, Roberto Cavalli, Salvatore Ferragamo, Bulgari, Tiffany, Prada, etc..todos las tiendas famosas o más reconocidas están el Cuadrilatero d’Oro de Milán

Para los que no se resignan a las compras glamurosas a “low cost” les podemos decir que en los últimos años han proliferado centros de tiendas donde las prendas de colecciones del año anterior de los más prestigiosos diseñadores se venden a precios reducidos,o como gangas en rebajas. Sin embargo los diseñadores de “alta alcurnia”, cual nobles en su pedestal se niegan a abrir tiendas en estos centros comerciales para evitar que Milán pierdaesa aureola de “Reina del diseño”.

Otras zonas de compras de Milán son la propia Galeria Vittorio Emanuele (como podéis imaginar poco económica); el Corso de Porta Ticinese para los más bohemios; o las tiendas de antiguedades de las calles del barrio de Brera.

Diseño de interiores

Además de por ser vanguardista en la moda y ropa, Milán es conocida por sus tiendas de complementos para la casa. Multitud de tiendas nos ofrecen productos de todo tipo y tamaño, desde sofas con formas extrañas, a utensilios de cocina, cristal pintado y lamparas de diseño.

Recuerdos imprescindibles de Milán

Para los más humildes, la mejor forma de conformarse con un recuerdo o regalo de Milán es comprar un riquísimo Panettone. Este típico dulce italiano tiene variantes con trozos de chocolate y pasas que nos invita a no parar de comerlo. Tendremos suerte si llega entero a casa, la adicción es más poderosa que cualquier compra compulsiva.

Un buen vino comprado en una de las diversas enotecas que envuelven con cariño la botella es otra alternativa interesante, pero como siempre, (exceptuando las postales)  el mejor regalo es empapar la memoria de cada sugerencia que nos brinda la ciudad.