Bolonia

“Bologna è una vecchia signora dai fianchi un po’ molli col seno sul piano padano ed il culo sui colli Bologna arrogante e papale Bologna la rossa e fetale Bologna la grassa e l’ umana già un poco romagna e in odor di toscana…”

(Bolonia es una vieja señora de flancos un poco blandos con el pecho sobre la llanura padana y el culo sobre las colinas, Bolonia arrogante y papal, Bolonia la roja y fetal, Bolonia la gorda y la humana un poco Romaña y con olor de Toscana…)

Las Dos Torres de Bolonia (Foto Flickr de soschulz )
Las Dos Torres de Bolonia (Foto Flickr de soschulz )

Con esta canción homenajea Francesco Guccini a su amada Bolonia, capital de la región de Emilia Romagna.

Mucho podemos decir de esta bella ciudad, de sus pórticos, sus tratorias, de los mercados, de su gente y de su historia. Lo mejor es pasear por Bolonia, admirar y probar su riqueza histórica y gastronómica.

En Bolonia nació una de las primeras universidades del mundo, en el siglo XI y, para comprender la hospitalidad de los boloñeses, cabe destacar que bajo las Due Torri (Dos Torres), ya existía el fenómeno estudiantil en el siglo XII. Por eso, Bolonia recibe el calificativo de “la sabia”, por tener una de las universidades más antiguas.

Bolonia es llamada también, “la rossa” (la roja), por su tradicional tendencia política de izquierdas y los colores rojizos que adornan sus fachadas, dándole a la ciudad un calor y un ambiente muy especial. Bolonia fue uno de los ejes centrales del Partido Comunista Italiano y de la resistencia de los partisanos contra los fascistas en la Segunda Guerra Mundial.

El centro histórico de Bolonia es realmente evocador, uno de los mejores conservados en toda Europa, lleno de antiguos palacios, iglesias y obras de arte que testimonian la evolución cultural y arquitectónica que la ciudad ha sufrido con el paso de los siglos. Más de 40 km de pórticos, bajo los cuales se repsira una atmósfera única, donde el pasado y el presente confluyen en una ciudad histórica. Sus iglesias esconden joyas inesperadas, como antiguos órganos o pinturas valiosas.

Sin embargo, Bolonia no se ha estancado como una “rica señora” que vive de su pasado: Bolonia ha investido en su futuro y ha creido en sus proyectos: el “Quartiere Fieristico”, el Palazzo dei Congressi, sus estructuras bien organizadas y la especial atención por el arte moderno y la cultura alternativa, son claros ejemplos de este esfuerzo.

Piazza Maggiore de Bolonia. (Foto Flickr de kiki follettosa )
Piazza Maggiore de Bolonia. (Foto Flickr de kiki follettosa )

Que ver en Bolonia

La Piazza Maggiore ha sido desde el 1200, el punto neurálgico de la ciudad, de su vida política y religiosa. Entre los majestuosos edificios medievales de la plaza encontramos la incompleta Basílica de San Petronio. Dedicada al santo patrón de Bolonia, la basílica ha sido diseñada por Antonio di Vincenzo.  La construcción de esta maravillosa basílica se inició  en 1390.

El hecho de estar incompleta, convierten a la Basílica de San Petronio  en un edificio único. Su base de mármol es una obra maestra del Renacimiento. Las columnas sobre el portal principal y las estatuas de San Petronio y de la Madonna col Bambino (la Virgen con el Niño) en la luneta son obras de Jacopo della Quercia, mientras que las puertas fueron creadas por Amico Aspertini, Alfonso Lombardi y Giacomo Silla, entre otros. El interior de la basílica es extremadamente luminoso y espacioso, dominado por los tonos rosados de sus pilares de ladrillos.

Frente a la basílica, se encuentra la línea meridiana diseñada por Gian Domenico Cassini en 1665. Allí se encuentra también el Palazzo del Podestà, construido en 1485 bajo el proyecto de Aristóteles Fieravanti.

Al oeste de la plaza, está situado el Palazzo Comunale o Palazzo D’Accursio que fue utilizado por la administración cívica hasta el siglo XIII.  Su fachada está adornada con un hermoso portal de piedra arenisca (creada por Galeazzo Alessi en 1550) y por una Virgen de terracota, obra de Niccolò dell’Arca en 1478. La estatua de bronce del papa Gegorio XIII Boncompagni sobre el portal fue realizada por Alessandro Menganti en 1576. En el interior del Palazzo Comunale encontramos las suntuosas salas del Legado Pontificio y sus apartamentos con una valiosa colección de arte cívico. Aquí encontramos también el Museo Morandi.

Siguiendo en la Piazza Maggiore, podemos visitar el Palazzo dei Banchi, el Palazzo dei Notai, el legendario Palazzo Re Enzo y la famosa Fontana di Nettuno, creada por Giambologna y Tommaso Laureti en 1563.

Siguiendo nuestro recorrido por Bolonia, encontramos al este de la basilica el pórtico del Pavaglione, bajo el cual se sitúa el  antiguo Ospedale della Vita e della Morte (Hospital de la vida y de la muerte), que hoy acoge el Museo Arqueológico y  el Archiginnasio, famoso por los siete mil escudos de armas pintados sus paredes interiores. Junto al Palazzo dei Banchi se encuentra la intrincada red de callejuelas del Mercato di Mezzo, donde las calles conservan los nombres de los antiguos medios de las artes.

Uno de los pórticos de Bolonia, característicos de la ciudad (Foto Flickr de CGoulao )
Uno de los pórticos de Bolonia, característicos de la ciudad (Foto Flickr de CGoulao )

Atravesando la Piazza Maggiore,nos dirigimos por via Rizzoli y via Oberdan hasta el Barrio Judio, donde esta situado desde 1999 el nuevo Museo Judio. En este punto, vemos perfectamente las Dos Torres de Bolonia, situadas en la Piazza Vittorio Emmanuele: La más alta, la Torre degli Asinelli de 97 metros, y la Torre Pendente Garisenda de 48 metros.

Podemos disfrutar de estas majestuosas torres en la Piazza Santo Stefano, relajándonos en alguno de los bares de la plaza, circundada por encantadores edificios y por el legendario Complejo Basilical Estefaniano, fundado por Petronio, patrón de Bolonia. Este complejo religioso fue construido sobre los restos de un antiguo templo romano dedicado a la diosa Isis.

Vivir en Bolonia es vivir rodeados de sabiduría e historia, allí donde maestros como Bocaccio, Petrarca y Umberto Eco se han inspirado. La ciudad tiene el aroma de la historia impregnado en sus calles, en su arquitectura, especialmente en los característicos pórticos boloñeses.

No podemos olvidar el sabor de Bolonia. Además de ser la sabia y la roja, Bolonia es también la “grossa”: considerada capital gastronómica de Italia,  la ciudad ha sabido mantener el sabor original y genuino de sus platos tradicionales.

Bienvenido a Bolonia.

Información práctica de Bolonia

Como llegar a Bolonia. Aeropuertos

Oficinas de turismo

Previsión del tiempo

Mapas de la ciudad