Villa Borghese Jardines y Galería

La Villa Borghese con sus jardines, fuentes y el Museo Galería es uno de los conjuntos más impresionantes del mundo en cuanto a arte, cultura y zona de recreo se refiere

Museo de Villa Borghese
Museo de Villa Borghese

Maestros como Bacchiacca, Antonello da Messina, Giovanni Bellini, Rafael Sanzio, Bernini, Caravaggio, Giorgione, Pinturicchio, Rubens o Tiziano deslumbran con sus obras maestras en las salas que se van sucediendo a lo largo del recorrido por el museo.

Historia de Villa Borghese

En una ciudad como Roma que en si misma es un gigantesco museo, la Galería Borghese es uno de los museos más antiguos del mundo. Nace con vocación de conservar y exponer expresiones de arte de todo tipo, gracias al empeño del cardenal Scipione Borghese (sobrino del papa Camilo Borghese , rebautizado como Pablo V). Scipione fue además de amante del arte -especialmente de Caravaggio-, mecenas de Bernini por lo que la obra de ambos tiene un peso específico importante en el fondo de obras de la Galería Borghese.

Cuando inicia su andadura como centro cultural la Villa Borghese Pinciana abre sus puertas a todas las expresiones artísticos, sin dejar de lado nuevas corrientes ilustradas como la geología, el coleccionismo de fósiles o la botánica que se refleja con especies exóticas plantadas en los jardines, y llegadas de otros continentes.

Flaminio Ponzio, a la postre arquitecto preferido del cardenal y del propio Papa es el encargado de ejecutar la obra de la Villa (entre 1607 y 1613) y el conjunto de jardines y edificios. sin embargo, la muerte de este significó que quién la finalizará fuera Giovanni Vasanzio (en realidad el flamenco Jan Van Santen).

Villa Borghese contaba con todo lujo de detalles, viñas, jaulas inmensas para especies de aves, almacenes de hielo, un modesto zoológico y un sinfín de espacios para el esparcimiento del cardenal. Entre 1612-14 se construye el Casino Borghese para albergar la colección de arte.

En cuanto a las piezas del museo cuenta con esculturas, mosaicos clásicos, bajorrelieves y por supuesto pinturas, que desde inicios del siglo XVII el cardenal fue coleccionando. En su momento Scipione prestó más atención al arte antiguo (griego y romano) y al actual (el barroco ya se había asentado) a base de ser el mecenas de artistas contemporáneos a su época; dejando de lado las expresiones artísticas del Medievo.

En los siguientes siglos la colección se fue incrementando con nuevas adquisiciones, con obras como la escultura de Paulina Bonaparte Borghese (hermana menor de Bonaparte) del autor Antonio Canova (ya a principios del XIX), y

También fue menguando, como con la venta en 1808 de interesantes obras a Napoleón (cuñado de Camilo Borghese  que estaba casado con Paulina) que pasan a formar parte del Louvre de París. en otras ocasiones fue el rapiño del Papado, con confiscaciones o herencias y donaciones, lo que permitió incrementar los fondos de la Galería Borghese.

Hacia finales del XVIII el propietario, Marco Antonio Borghese lleva a cabo una remodelación para abrirlo al público en general, distribuyendo las obras por temática, y con un conjunto de esculturas como grupo central de la colección de Villa Borghese. Posteriomente, en los inicios del siglo XX la bancarrota de la familia Borghese desemboca en la venta al estado italiano que a través del ayuntamiento de Roma pasa a gestionar la colección y hace público el parque.

Si por casualidad observamos un escudo con un águila y el dragón en numerosas iglesias de Roma, debemos saber que es el emblema de los Borghese, que con el cardenal a la cabeza se dedicaron a restaurar y embellecer la ciudad.

Lo mejor de la Galleria Borghese – Imprescindible

Si no contamos con mucho tiempo para visitar el museo de la Galería Borghese no hay que perderse la oportunidad de ver:

– Apolo y Dafne de Bernini

– El rapto de Prosepina de Bernini

– La sección de obras pictóricas italianas del XVI-XVII de la mano de Tiziano, Antonello da Messina, Bellini o Rafael.

– El David con la cabeza de Goliat de Caravaggio

– La Piedad de Rubens

–  El Retrato de Paulina Bonaparte como Venus victoriosa, de Antonio Cánova

– El Sátiro danzante siglo IV a.C.

– La cacería de Diana de Domenichino,

– El entierro de Cristo de Rafael

Visita y entradas a la Villa y la Galería Borghese

Las Exposiciones se distribuyen en las dos plantas del edificio del museo “Casino nobile”. En la superior están las  las obras de Tiziano, Rafael, Caravaggio, Rubens o Botticelli, mientras que en la planta baja están las obras más antiguas.

Para visitar la Galería Museo de Villa Borghese es imprescindible comprar la entrada por internet o teléfono para reservar el día y hora de visita. No se puede improvisar ya que hay una demanda muy alta. Por ello comprarlo con antelación es imprescindible. Además, la opción de compra sin colas nos asegura no perder tiempo y entrar directamente.

La razón es que el edificio del museo en si no es muy grande, por lo que se limita a 360 personas por cada turno de visita, que  no puede exceder más de dos horas.

Después de la visita podemos conocer otras partes de la Villa, entre ellos algunos jardines como el il Giardino di “Tramontana”, abierto al público tras la remodelación de 2013. Además en el espacio que ocupa la Villa se halla el Museo Etrusco y del Museo Nacional de Arte Moderno de Roma, además del zoo y el famoso Reloj de Agua.

Información

El museo consta de servicio de guardarropa ya que que no está permitido entrar con mochilas, u objetos de gran volumen. Sin embargo no es posible dejar maletas de gran tamaño en el guardarropa. No se permite usar el móvil en las salas, y está prohibido sacar fotografías.

Hay un servicio de audioguía con auriculares y se recomienda llegar con antelación (a ser posible con 30 minutos mínimo) para recoger las entradas y entrar en el turno asignado. en caso contrario pueden cancelar la visita.

El primer domingo de cada mes la visita a la Galería Borghese es gratis

Mapa de Villa Borghese
Mapa de Villa Borghese

Tours para conocer la Villa y la Galería Borghese


Horarios de visita a Villa Borghese

Villa Borghese abre de martes a domingo desde las 8:30 de la mañana hasta las 19:30 de la tarde.

Alojamiento y hoteles cerca de Villa Borghese

Dormir en los hoteles en las cercanías de Villa Borghese puede ser una buena opción para conocer Roma sin moverse mucho.

Como llegar a Villa Borghese

Roma merece conocerse a pié pero dependiendo de donde esté nuestro hotel puede ser más adecuado llegar en transporte público. Las opciones son a través del metro, línea A, parada Flaminio o Spagna; o bien con los autobuses: El 116 se mueve por dentro de la Villa, mientras que las líneas 88, 95, 490, 495 la atraviesan . Otros que llegan hasta sus puertas son  las líneas de bus  52, 53, 63, 86, 92, 116, 217, 360, 491, 630, 910, o 926. En cuanto al tranvía TRAM las opciones más cómodas son la 19, 3, o la 2.