Cómo moverse por Roma

Billete Transporte Roma
Billete Transporte Roma

Moverse por Roma resulta ser un poco caótico y laberíntico, y dista mucho del orden cuadriculado de sus calles al estilo de otras ciudades cuyos ensanches se han hecho con rigor urbanístico. La mayor parte de los lugares de Roma son accesibles gracias a una red de transportes públicos compuesta por autobuses, tranvías y dos líneas de metro que atraviesan la ciudad de un lado a otro.

Los billetes están unificados de manera que con el mismo billete podemos hacer uso de cualquier medio de transporte de la red y (un dato importante) hay que comprarlos con antelación puesto que no podremos hacerlo en el bus. La compañía pública de transporte en Roma se llama ATAC. Todos los lugares donde se venden billetes para el transporte público de Roma disponen del cartel ATAC.

Conviene saberlo para no llevarnos sorpresas desagradables con los revisores. Los billetes están disponibles en todas las estaciones del metro, en la mayor parte de los estancos, en los kioscos de prensa y en los máquinas expendedores de billetes situados en las principales paradas de autobuses.

Modalidades de billetes de transporte

Un billete sencillo BIT (biglietto integrato a tempo) cuesta 1 Euro y es válido hasta 75 minutos. Para los autobuses, pueden ser utilizados un número ilimitado de trayectos en los 75 minutos que tienen a disposición. Sin embargo para el metro, un billete sencillo vale un solo viaje.

Si cogemos el autobús para movernos por Roma, debemos picar el billete al principio del primer trayecto y en los transbordos  de metro o tranvía otra vez (para estar seguros de no haber pasado el límite de 75 minutos !)

También existe la posibilidad de adquirir un billete para tres días, una semana o un mes, con el consecuente ahorro que esto supone.

Los precios que detallamos a continuación son aproximativos:

  • Billete sencillo – BIT – 1 Euro
  • Billete integrado de un día – BIG – 4 Euros
  • Billete integrado de tres días – BTI – 11 Euros
  • Billete integrado de siete días – CIS – 16 Euros
  • Billete semanal integrado ATAC – CIS – 16 Euros

Aunque pueda parecer que Roma es inmensamente grande nosotros os animamos a recorrerla a pié, a no ser que las prisas nos obliguen a desplazamientos rápidos. No os debe extrañar que los romanos no paguen el transporte público, ya sea el metro, el tranvía y sobretodo el autobús. La picaresca está a al orden del día…

El metro en Roma

El metro de Roma dispone de dos líneas de metro, la línea A y la línea B. Son realmente útiles para alcanzar la mayoría de los lugares que se suelen visitar en Roma. Su horario es de 5.30 a 23.30, excepto los sábados, que se alarga la hora del cierre hasta las 0.30. Nos puede parecer pobre la red de metro, pero pensemos que cada prospección para aumentar la red de metros ha supuesto el hallazgo de restos arqueológicos que han parado las obras. Pensemos en la ciudad como un queso de agujeros donde el subsuelo está lleno de restos que impiden aumentar la red actual de metro.

El autobús – bus de Roma

El autobús en Roma resulta de gran utilidad para moverse a algunos sitios en los que el metro no tiene parada. También si salimos a tomar algo por la noche, ya que metro no funciona desde las 23.30 a las 5.30 y aunque la mayoría de autobuses realizan un horario similar, también existen autobuses nocturnos. El tráfico romano es alocado y si no queremos sufrir (tampoco queremos asutaros!!) lo mejor es delegar el transporte por la ciudad, o patearla.

El tranvía en Roma

El tranvía de Roma es un complemento al Metro, ya que debido a la gran cantidad de restos arqueológicos en el subsuelo de Roma, no es fácil realizar más líneas de metro sin encontrarse restos arqueológicos, lo que conlleva el paro de las obras para realizar el estudio pertinente de los hallazgos. El amasijo de hilos eléctricos que teje la ciudad da un toque bohemio a Roma.

Si pensamos pasar 3 días o menos en Roma y tienes previsto realizar varios desplazamientos en el transporte público de Roma, ya sea en autobús, metro o tranvía, una buena opción es adquirir la tarjeta Roma Pass por el módico precio de 20 euros.