Manarola

Manarola parece una flor envuelta en las hojas de los viñedos que como un bosque envuelven las terrazas de las colinas que la rodean. Cuando llegamos caminando por el Sendero Azul que conecta los pueblos de Cinque Terre (Patrimonio Unesco de la Humanidad) descendemos desde Volastra como una pluma, lentamente, obteniendo diferentes vistas panorámicas del pueblo coloreado.

Viñedos en las colinas de Manarola
Viñedos en las colinas de Manarola

A falta de doumentación exacta, parece que Manarola fue el primer núcleo costero de los 5 que componen Cinque Terre (Riomaggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso al Mare).

Aunque parece que previamente al año Mil hubo pequeños asentamientos romanos en toda la franja costera (de ahí el topónimo “Manium arula”, la divinidad de protección del hogar de los romanos que derivó en Manarola), con mucha probabilidad fueron los habitantes del pueblo interior de Volastra, en lo alto, quienes se decidieron a crear un punto de defensa que permitiera atajar las incursiones sarracenas en la misma costa. La familia de los Fieschi hizo construir un pequeño castillo sobre los acantilados, del que hoy se observa uno de los bastiones.

Que ver en Manarola

El cinturón de casas de colores que cuelga sobre los acantilados fue en otro tiempo una muralla y un bastión que defendían los ataques que llegaban del mar en forma de ataques berberiscos. El castillo ya no existe pero esa estampa de casas, donde algunas aún muestran piedras de la fortaleza, nos invita a imaginarnos como las murallas eran tan sólidas como las rocas del acantilado.

El puerto de Manarola
El puerto de Manarola

El pueblo se articula en torno a la calle principal que cubre el antiguo torrente de agua Groppo. Desde la vía principal parten las callejuelas, conocidos como caruggi, que dan acceso a las casas o los huertos donde las vides llegan casi hasta el mar, produciendo un vino particular conocido como sciacchetrà que podmeos degustar en los restaurantes, enotecas y en las bodegas donde se pueden hacer catas. Es recomendable acudir a la Cantina sociale, para probar los DOC de Cinque Terre.

Según descendemos hacia el puerto resulta cuando menos pintoresco encontrar las barcas “aparcadas” como si fueran coches, entre restaurantes y tiendas, a veces como adorno turístico y a veces simplemente a la espera de salir a la mar a pescar, como han hecho durante tantos siglos.

Alguna de las mejores fotos de Manarola se toman desde Punta Bonfiglio al que se accede desde el mismo puerto siguiendo el camino hacia la derecha. Allí se ubica un pequeño parque y el cementerio, todo en un paisaje sensacional como indican los versos del poeta Vincenzo Cardarelli en “Liguria”.

Iglesias de Manarola

En las afueras de Manarola, sobre la montaña y en el tramo de senderos que conecta con Corniglia está el santuario di Nostra Signora della Salute, en apacible pueblo de Volastra, formando parte del conjunto de cinco santuarios en Cinque Terre. Se trata de una sencilla iglesia románica del siglo XII con una nave rectangular y de estilo gótico-ligur. El topónimo de Volastra proviene del latín Vicus oleaster, “pueblo de los olivos”, y no es extraño porque cuando paseamos por sus alrededores los olivos nos rodean, y las redes que sirven para recogerlos permanecen atadas a los árboles todo el año.

Olivares en el camino de Volastra a Manarola
Olivares en el camino de Volastra a Manarola

La iglesia parroquial de la  Natività di Maria Vergine es conocida como San Lorenzo, patrón de Manarola cuya fiesta se celebra el 10 de Agosto con la procesión del Santo. La inscripción en una de las piedras de la fachada indica la fecha de construcción, 1338, con un portal de arcoojival y un rosetón esculpido coronando. El interior cuenta con tres naves en el interior de aspecto barroco. En Navidad el Pesebre de Manarola cobra vida, siendo considerado uno de los más importantes de Italia.

Via del Amore en Manarola

Desde Manarola parte el famoso tramo de la Via del Amore hasta Riomaggiore, que desgraciadamente permanece cerrado por la precariedad del camino. Dado que las condiciones para garantizar la seguridad ante los desprendimientos de roca y tierra, las autoridades de Cinque Terre optaron por cerrar la Via del Amore y sólo es posible andar unos metros hasta la puerta cerrada donde sigue el camino. Hay previsiones de que se abra en los próximos años pero la fecha aún es incierta.

La Via del Amore, Excavada entre 1926-1928 durante la construcción de los túneles que conectan Cinque Terre,  se hizo célebre a nivel internacional por la espectacularidad del tramo que como una pasarela sobre el mar se asoma a los acantilados. La necesidad de custodiar un polvorín y la dinamita con la que se llevaban a cabo las explosiones para horadar la montaña, implicó que se almacenara lejos de las poblaciones de Manarola y Riomaggiore, evitando así posibles catástrofes. De este modo la Via del Amore conectaba los dos pueblos y al mismo tiempo mantenía la dinamita a buen recaudo. Cuando se acabaron las obras de los túneles y se desmantela el polvorín, el sendero costero permanece para usufructo de la gente que lo emplea para pasear. La belleza del recorrido induce a que con el tiempo se le denomine la Vía del Amore, como constatan los mensajes y declaraciones de amor en todas las lenguas que hay durante el recorrido.

banner_cinque_terre

Donde comer

Hay numerosos restaurantes en Manarola, concentrados, o más bien apiñados en el escaso espacio físico del pueblo. Nuestra recomendación es la Foccaceria Pizzeria Il Discovolo, que nos permite comprar alguna de las delicias de la gastronomía de Liguria y comerla sentados junto al mar.

Como llegar a Manarola

La mejor forma de llegar es en tren, el medio de transporte que conecta los cinco pueblos de Cinque Terre de forma cómoda y rápida. El tren regional llega hasta la Spezia y Génova, y tanto si venimos de Toscana, Pisa y Florencia, es la mejor opción. La estación de tren está fuera del centro, conectada con un túnel, cerca del inicio de la Vía del Amore.

Por sus dimensiones no es recomendable llegar en coche ya que puede ser tedioso, además de que el centro está cerrado al tráfico. Por otro lado Manarola tiene cerrados los dos tramos de costa que la conectan al sur con Riomaggiore (Via del Amore) y al norte con Corniglia. Sin embargo el recorrido por el interior, que pasa por Volastra es muy recomendable.

Mapa de Manarola