Lucca

Vista área del anfiteatro de Lucca en 1950
Vista área del anfiteatro de Lucca en 1950

Lucca forma parte de un selecto grupo de ciudades que ha sabido y querido vivir en simbiosis con su memoria, con su pasado, con sus tradiciones, con sus callejones y la tranquilidad de una ciudad de provincia.

Si pudiéramos observar la ciudad toscana desde el cielo la dibujaríamos como un caparazón de tortuga, con sus tejados que parecen defender las estrechas calles medievales y las iglesias románicas y góticas. Además, nos sorprendería ese inmenso ojo que parece la plaza ovalada del antiguo anfiteatro romano. Nos debemos conformar con la fotografía que nos brindan las torres del Reloj y de Guinigi en el centro histórico de Lucca.

El centro de Lucca y las murallas

Lucca es en esencia una capa superpuesta de planos urbanísticos, desde el romano -con el foro ubicado en la actual Plaza de San Michele-, hasta el medieval, cuando el plano ordenado de casas creció paralelo a la importancia que adquirió Lucca como la ciudad estado más importante junto a Venecia. La última capa fueron las actuales murallas, que conforman una ciudadela al estilo de las murallas vénetas de Bérgamo, o la fortificación de Pamplona, circundando la ciudad. Luego vendría los franceses y el gobierno de Elisa Baciocchi Bonaparte, hermana de Napoleón, cuyo legado cívico en Lucca aún es presente en muchas obras y monumentos de la ciudad.

Para entender de lo que hablamos podemos empezar explicando que la plaza del mercado se asienta sobre la arena romana. Resulta un juego de niños imaginar el anfiteatro, con los gladiadores y las fieras. Pero no sólo la forma elíptica de la plaza nos permite intuir el circo romano. Si paseamos a su alrededor, las casas aprovecharon los arcos y las gradas del anfiteatro para construirse. Bloques de piedra sobresalen de las fachadas, como su las casas se hubiesen engullido el monumento romano.

Las murallas renacentistas del XVI y XVII, otrora sistema defensivo de Lucca, son hoy una plataforma perfecta (12 metros de altura) para ver la ciudad desde un punto elevado. Convertidas en pasos peatonales, por sus almenas es frecuente ver a gente andando en bici o corriendo, ya sea invierno o verano, disfrutando del verdor de las diferentes especies de árboles plantados en cada una de las cuatro entradas a Lucca, y de sus cuatro kilómetros de perímetro.

Desde la plataforma en alto de las murallas podemos percibir la forma del anfiteatro, y señalar la Torre Guinigi, con su maraña de encinas que ha crecido sorprendentemente en lo alto, como si se tratase de un nido de cigüeñas.

Desde la Torre, si seguimos la Via Sant’Andrea  nos cruzaremos con la Via Fillungo, la calle más conocida, por sus tiendas de fachadas decoradas con estilo art nouveau, refinadas y que animan Lucca con la gente paseando.

Que hacer en Lucca – Actividades

El Duomo y las iglesias de Lucca

Si entramos por el acceso del Baluarte San Colombano (lo más normal puesto que el tren y la oficina de turismo están en la parte externa de los muros) el primer gran monumento de Lucca que nos encontramos es el Duomo de San Martino. La catedral se ha reformado tanto que los interiores son del XIV y XV y el exterior del siglo XIII. La fachada combina mármoles verdes y blancos, con frisos de motivos geométricos, florales y zoológicos en las arquerías más altas. En el pórtico se añadieron mármoles rojos.

El Duomo de San Martino de Lucca alberga el sepulcro de Ilaria del Carretto, una tumba de mármol tallada al detalle, de la esposa de uno de los más ricos mercaderes y gobernantes de la ciudad, obra cumbre de Jacobo della Quercia. Otro de los intereses de la catedral es el Volto Santo, un crucifijo de madera del XI, supuestamente tallado por Nicodemo, y que llegó según la leyenda en un barco sin tripulantes, desde Tierra Santa.

Las otras dos iglesias de visita obligatoria en Lucca son San Frediano y San Michele in Foro. La primera aprovechó la cercanía del anfiteatro para “reaprovechar” sus cantos en la construcción de sus paredes. Lo más destacado es el mosaico de herencia bizantina , del siglo XII, representando la Ascensión.

San Michele se alza sobre el antiguo foro romano, curiosamente en un lugar más céntrico que el propio Duomo, mostrando elegante, su monumental fachada de mármol, con recreaciones de caza, y el Santo Miguel (Michele), derrotando al dragón.

Estatua de Puccini
Estatua de Puccini

Arte, cultura y música en Lucca

“El rifle es mi instrumento preferido, después del piano” Giacomo Puccini.

Ciudad natal de Puccini, la Casa donde nació y vivió el músico es visitable, con un recorrido que nos enseña el piano con el que empezó a componer la inconclusa ópera Turandot. En la población cercana de Torre del Lago, Puccini se celebra un festival de ópera  todos los años en julio o agosto dedicado al gran compositor. Y también cerca de Lucca, junto al lago de Massaciuccoli, se halla la villa donde el genial Puccini huía de la urbe para componer.

La música ocupa un lugar destacado en la vida cotidiana de los habitantes de Lucca. La actividad musical y cultural es inmensa y la densidad por habitante de teatros, cines, exposiciones, festivales y eventos tiene pocos precedentes en Italia.

En julio Lucca celebra anualmente el Festival de Verano de Lucca, con artistas internacionales que traen a la ciudad toscana lo mejor de la música actual.

La ciudad toscana también apuesta por el arte contemporáneo, y por ello Lucca es sede del Salón Internacional del Cómic (Museo del Fumeto), uno de los más prestigiosos del mundo de la viñeta.

Entorno de Lucca

Desde Lucca tenemos a tiro de piedra la ciudad de Pisa, con sus cautivadora torre inclinada, a menos de media hora en tren. Y no mucho más lejos Florencia, capital de la Toscana, y que sería un pecado no visitarla.

También es recomendable dedicar tiempo a conocer la Versilia, la región costera de la Toscana que va desde Viareggio hasta Forte dei Marmi. La Versilia fue una de las primeras zonas de veraneo y esparcimiento de la burguesía italiana a finales del XIX, que puso de moda sus playas de arena fina.

Que ver en Lucca

  • Piazza Napoleone
  • Piazza San Michele
  • Catedral de San Martín
  • Palacio Ducal. El proyecto original fue empezado por Bartolomeo Ammannati entre 1577 y 1582, y continuado por Filippo Juvarra en el S. XVIII.
  • El antiguo anfiteatro romano
  • La iglesia de San Michele en Foro
  • Basílica de San Frediano
  • Iglesia de Santa María Forisportam
  • Torre delle ore (“Torre del Reloj”)
  • Casa y Torre Guinigi
  • Museo Nazionale Guinigi (Museo Nacional Guinigi)
  • Museo e Pinacoteca Nazionale (Museo y Pinacoteca Nacional)
  • Museo dell’Opera del Duomo
  • Orto Botanico Comunale di Lucca, un jardín botánico que data de 1820
  • Palazzo Pfanner

 

Información práctica de Lucca

Restaurantes, donde comer

Mapa de Lucca

Fiestas y tradiciones

El tiempo. Clima y previsión

Oficinas de turismo

Como llegar, transportes y como moverse

Gastronomia de Lucca y toscana