La Fiumara d’Arte del Valle de Tusa en Sicilia

Una de la esculturas de la Fiumara d'Arte
Una de la esculturas de la Fiumara d'Arte

Las expresiones artísticas en Italia nunca abandonan el vanguardismo. Para los que critiquen que Italia sólo vive de la arquitectura clásica, románica o barroca como el valle de Noto, patrimonio de la Unesco, os recomendamos una visita al Valle de Tusa y su Fiumara d’Arte.

Sicilia tiene estas cosas, hay veces que podemos encontrarnos con anacronismo, cronótopos que podrían pertenecer a una escena cotidiana de la postguerra italiana, y a veces encontramos el futuro en innovaciones tecnológicas, joyas de la ingeniería del siglo XXI o como en este caso una iniciativa que no tiene que envidiar a las exposiciones al aire libre de maestros de la escultura y arquitectura como Chillida y su museo a cielo abierto.

Concebida como una oda a la libertad artística, sin marcos o paredes que encierren el arte, la Fiumara d’Arte permite combinar la naturaleza siciliana con el arte, y sin duda que será una visita curiosa a ojos de todos, incluidos los niños ya que puede ser una divertida actividad familiar.

En Castel di Tusa, el dueño del Albergo Atelier sul Mare (via Cesare Battisti 4, tel. 0921/334295) ha sido el encargado de este revolucionario concepto de arte. De hecho algunas de sus habitaciones han sido diseñadas por artistas que lo han transformado propiamente es una obra de arte. Pero, la novedad es precisamente que la obra no es estática, al contrario, los que deciden pernoctar allí son testigos de la mutación. La idea es interactuar, y que el huesped pueda participar en la reflexión y la interiorización de lo que la obra de arte/la habitación le produce.

El hilo conductor es el agua, el mar, concebido como un elemento simple y purificador, y así se representa en las habitaciones que podemos elegir: rojo pasional de “Energía” (Maurizio Machetti),  el candor del recogido “Nido” (Paolo Caro), el minimalismo de “Mistero per la Luna” (Hidetoshi Nagasawa), la interiorización del Mar Negro (Fabrizio Plessi), la complicada tortuosidad de la “Habitación del Profeta”, entre otras.

Fiumara es un vocablo siciliano que significa “recorrido natural”, o el lecho del rio que permanece la mayor parte del año seca, y sólo en la estación de las lluvias reprende su vida con un torrente de agua.

El cauce de la Fiumara del antiguo río Halesus (que daba nombre al antigua colonia griega de origen Sículo) empieza cerca de Castel di Tusa y serpentea hasta el mar, e la cercana Messina.

Para completar la ruta escultórica cabe preveer al menos media jornada. A dos kilómetros del Hotel Museo ATELIER SUL MARE, sobresaliendo de la arena de la playa de Villa Margi, como un un juguete de niño abandonado se erige la escultura de Tano Festa, Monumento per un poeta morto dedicado al hermano del poeta Lo Savio. Es un triunfo de “lo azul”, no del azul que vemos en el paleta de colores de un pintor, sino el azul del ánimo, aquel que honra al azul del mar y el cielo que se abrazan para conjugar un azul que nunca coincide.

Este enorme marco vacío está atravesado por un monolito negro que quiere representar lo finito de lo que vemos y vivimos, como un cuadro que evidencia el devenir del camino humano.

Reprendiendo el camino encontramos un pequeño puento que señala que atravesamos el río Tusa. Desde allí nuestra vista se centra en la obra del siciliano Pietro Consagra , La materia poteva non esserci, que reposa como un barco del mar Aral en tierra firme, hasta que un nuevo torrente pueda besar sus piés. La obra consiste en dos planos frontales superpuestos, de color negro y blanco, con orificios que juegan con los agujeros de cada uno que no coinciden. Sus 18 metros de altura y 3 de espesor están fabricados en cemento armado, y el autor tardó dos años en terminarla.

Continuamos nuestro periplo siciliano por la Fiumara d’Arte por el camino que parte antes del puente, remontando el curso el río, con dirección Pettineo. Nos adentramos en los Montes Nebrodi, ascendiendo y ganando una panorámica donde la presencia humana queda oculta en pos de la naturaleza. A los lados de la carretera la hilera de vides armoniza con el viento nuestro discurrir. Superado Pettineo, encaramado en la cima de una colina aparece “Una curva tirada a la espalda del viento”, de Paolo Schiavocampo, inmersa en el silencio. Este otro monolito mezcla de cemento armado y hierro imita el movimiento de una vela henchida por el viento.

En las proximidades de Castel di Lucio, aislada en una colina visible desde el pueblo se asienta el Laberinto de Ariadna del artista Italo Lanfredini. La referencia a la cultura clásica, y en concreto al laberinto del Minotauro donde Teseo logró escapar gracias al hilo que su amada Ariadna ideó. El laberinto es para el artista una escena, donde se entra y se sale invitando al espectador a investigarse a través de su propia vida.

De vuelta a la carretera general continuamos el camino serpenteante hacia Mistretta hasta divisar una de las últimas creaciones, el Muro de Cerámica, una obra confeccionada por cuarenta artistas ceramistas sobre una pared de la carretera de la carretera provincial Castel di Lucio – Mistretta. La poesía y arte de los autores pretendía transmutar un elemento viejo y esteticamente nocivo para el entorno, como es el cemento, con la renovación facial de la cerámica, que lava su cara.

Pasado Mistretta giramos en dirección Motta d’Affermo donde la ola/honda azul de Energia mediterranea (Antonio Di Palma) domina el paisaje. Su manto azul sube y baja dulcemente, como una vibración puntul de luz cósmica capturada como una foto.

Entrando en el pueblo de Castel di Lucio gracias a la intervención de dos artistas, Pietro Dorazio y Graziano Marini la actual comisaría de los Carabinieri, cuyo nombre artístico es Aretusa.  Una ópera decorativa de gran vivacidad cromática integrada esta vez dentro del ecosistema urbano. La cerámica es protagonista y persigue el sueño de colorear los edificios para que la ciudad sea una explosión de alegría y en este caso un pequeño pueblo no sea ajeno al progreso, al progreso del arte.

Otra obra digna de mencionar  es la Stanza di barca d’oro del japones Hidetoshi Nagasawa, enclaustrada y excavada en una gruta en los meandros secos del río Romei (cerca de Mistretta). entrando abandonamos los ruidos de la naturaleza para sumergirnos en el silencio espiritual de una habitación forrada de hojas metálicas , donde la barca revestida de hojas de oro está suspendida por un árbol de marmol rojo. La curiosa obra sin embargo nació para ser sepultada, sellada con una puerta y recubierta de tierra para conservarla, y…por tanto no podremos verla más que en fotos.

Y como ya comentábamos, la Fiumara d’Arte seguirá renovándose con nuevas obras, una de las nuevas joyas es el Paralelo 38 de Mauro Staccioli, inaugurado en 2010 y que está siendo uno de los más visitados. La imponente pirámida que da nombre al Paralelo 38 se alza en Motta d’Affermo (Messina), y parece el ojo de un faro que mira el mar y las islas Eolias.

Pero su significado va más allá y es que en el otro lado del mundo, el mismo paralelo pasa por la frontera de las dos Coreas, como queriendo eliminar tensión con a través del inhibidor como es el arte. Merece la pena verla con el amanecer o el anochecer, cuando los radios cambian las tonalidades ferrosas del material que la compone. El  interior del tetraedro sólo se puede visitar por expreso deseo de la FundaciónFiumara d’Arte el 21 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano. Entre los proyectos futuros se planea que se ritualice el evento con música y danza, y que se enfrente la pirámide con una gemela en la isla de Stromboli en las Eolias.

Este singular proyecto de museo de esculturas bajo las estrellas representa un ejemplo insual de revalorización de una zona con poco interes turístico y que gracias a la simbiosis de arte y naturaleza ha empezado a ocupar un lugar en las rutas por el norte de Sicilia, permitiendo dar a conocer un entorno de gran belleza enclavado entre los parques naturales de los Nebrodi y le Madonie.

La metamorfosis del proyecto se renueva cada junio con un evento en Pettineo donde la calle principal muestra una alfombra kilométrica de colores desenrollada, que decenas de pintores construyen.

Información sobre la Fiumara del Arte

Via Cesare Battisti, 4
Valle dei Nebrodi, Castel di Tusa, 98070 (Messina)

Telefono: +39.0921.334295 /+39.095.7151743

Email: ateliersulmare@interfree.it

Web: www.ateliersulmare.it

Horario: No hay entrada ya que las esculturas están al aire libre

Como llegar: Se aconseja partir desde Castel di Tusa, donde se halla el museo/alojamiento Atelier sul mare.
En coche: Desde Palermo la autopista A20 PA-ME fhasta Cefalù para luego seguir por la SS113 Settentrionale Sicula hasta Castel di Tusa. Si venimos de Catania es la  autostrada A19 CT-PA que al llegar a Buonfornello;abandonamos para coger la  SS113 en dirección Messina hasta Castel di Tusa.

En tren: El convoy que va de Messina a Palermo para en Santo Stefano di Camastra desde donde debemos cambiar al tren local que va hasta Castel di Tusa (13 kilómetros)

Municipios: Valle dei Nebrodi, Castel di Lucio, Mistretta, Motta d’Affermo, Reitano, Tusa (Messina)

Otros lugares interesantes al alcance: Cefalú, Palermo, Montes y Parques de Nebrodi y Madonie.

One thought on “La Fiumara d’Arte del Valle de Tusa en Sicilia

  1. Alexander Paraskinnen

    - Edit

    Impresionante muestra de arte extraño, efímero, contemporáneo e intemporal. Como dice el autor, Italia y Sicilia rompen los cliches que les imponemos. Por suerte. Como en cualquier sitio.
    Gracias por esta gran página.
    Un saludo.

Comments are closed.